Agua para nutrir y adelgazar

agua sitio finalPor Marina Parisi, 2017

Cada día el ser humano pierde unos dos litros de agua entre el sudor, la respiración, la orina y las defecaciones, «y esa cantidad de agua debe ser recuperada cada jornada”, asevera María Jesús Zepeda, Nutricionista de NUTRICLINICAL. “Ello porque el agua es esencial para el mantenimiento de la función celular, como también es indispensable para mantener la temperatura corporal y el equilibrio hidroelectrolítico (los electrolitos son minerales como el sodio, calcio, potasio, cloro, fosfato y magnesio, y éstos se encuentran en la sangre, la orina y demás líquidos del organismo)”.

Por este motivo el mundo médico siempre ha recomendado la ingesta de 6-8 vasos de agua al día. “Esto es válido para absolutamente todos los individuos, aunque la persona se desempeñe en un trabajo sentada ocho horas al día. El cerebro necesita de agua para funcionar”, enfatiza Zepeda. “Si la persona está sometida a trabajos en terreno con mayor actividad física, necesita aún más agua para mantener el equilibrio interno, porque pierde más líquido mediante la sudoración y la evaporación a través de la piel. Por lo que el ideal es que en este caso se beba 10-11 vasos al día. Y para quienes practican deporte en forma intensa y regular, dicha cantidad de agua debe más que duplicarse».

Especial importancia cobran estas recomendaciones para las personas que están en campaña de adelgazar. Según un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutritions (2013), beber hasta dos litros de agua al día acelera la pérdida de peso. La evidencia científica demostró que el grupo de personas que se sometió a dieta e incrementó en un litro su ingesta de agua, perdió 2-3 kilos más que el grupo que mantuvo intacto su consumo de agua y que igualmente hizo régimen.

Algunos síntomas de la falta de agua o deshidratación son los dolores de cabeza, irritabilidad, mareos, dificultad para efectuar cálculos matemáticos, comienzo de artritis y enfermedades renales, entre otras alteraciones. Por lo que la solución está a la mano. El problema es que, especialmente en esta época del año, cuesta beber agua. La buena noticia es que, según explica Zepeda, “los té de hierbas son una buena alternativa para cumplir con el requerimiento de agua de manera más amigable en época invernal, obviamente con poca azúcar o con un poco de endulzante”.

“Sin embargo, el café y el té tradicional están descartados, dado su contenido en cafeína y teína, respectivamente. Tampoco se recomiendan el té verde, rojo, azul, blanco y el mate para hidratarse”, advierte la nutricionista, “debido a que tienen componentes diuréticos, vale decir, aumentan la excreción urinaria de agua, lo que favorece la deshidratación”.

En cuanto a los jugos y bebidas dietéticas, Zepeda plantea que éstas podrían considerarse, siempre y cuando no contengan azúcar ni cafeína. “El agua embotellada es una excelente opción, y si se trata de aguas saborizadas, éstas no deben contener azúcar”, precisa la experta de NUTRICLINICAL (www.nutriclinical.cl). De igual forma, Zepeda aclara que la cerveza, “tiene un potente efecto diurético, aumentando la excreción urinaria de agua. Además, contiene en promedio 7 grs de alcohol por cada 100 cc, por lo que junto con aumentar la deshidratación, favorece la ganancia de peso y el potencial desarrollo de hígado graso, si es ingerida en grandes cantidades cada día”.

En el caso de la cerveza sin alcohol, ocurre lo mismo que con la cerveza tradicional, apunta la nutricionista, “excepto que al no contener alcohol, el aporte de calorías es menor, pero el efecto diurético se mantiene”.

*Si quieres leer el artículo completo, contáctame. Reserva del contenido según derechos del autor.