Deshumanización, el comienzo del fin

cristal 13 iiPublicado por Marina Parisi, Agosto de 2018

-Cynthia: Hola Marina, ¿le podrías enviar Reiki a una perrita que acabo de rescatar?, mira ella tiene tres meses y tiene Anemia, Distemper y la piel quemada, porque a alguien se le ocurrió echarle parafina o bencina para matarle las pulgas y las garrapatas.

– Marina: ayy … sí claro, ¿y cómo se llama la perrita?

– Cynthia: Se llama Cristal y está en la Veterinaria Vet´s.

– Marina: ah, entonces la voy a ir a ver para ponerle las manos y hacerle Reiki (Vet´s está a siete cuadras de mi casa).

– Cynthia: Te pasaste!, gracias Marina.

Esa conversación telefónica fue un lunes en la tarde. Al día siguiente partí a ver a la perrita. La tenían en un sector especialmente aclimatado y aislado. Decir que me impactó cuando la vi es un eufemismo.

Cristal se encontraba en el más absoluto abandono, dentro de una caja de cartón, en el sector de Til-Til. Un hombre que la vio durante dos días seguidos botada en el mismo lugar, la alimentó y se puso en contacto con mi amiga, Cynthia Pinilla (ella es Presidenta de Fundación Rescate Canino, pero hay que aclarar que detrás de ella no hay una “fundación” como uno podría imaginar. Lo que tiene Cynthia es una red de médicos veterinarios, etólogos y amigos que la apoya, toda vez que recupera a un animalito de la calle que está en situación de abandono o maltrato. Sin embargo, ella corre por su cuenta con todos los gastos médicos, por lo que vive en permanente estado de quiebra).

Si bien la perrita llevaba consigo una ropa, que alguien al verla se compadeció y decidió ponérsela para que no pasara frío, otras personas que la vieron les dio lo mismo, iban demasiado apuradas, o bien, les dio miedo el aspecto de la perrita. Ninguna de las personas que vio a Cristal, se le ocurrió pedir ayuda, hasta que apareció este compasivo hombre.

La deshumanización

La deshumanización ha llegado a tal punto que ya no nos asombran las atrocidades que a diario se ven y se cometen, y no nos sorprenden porque se ha vuelto costumbre, y la costumbre insensibiliza los sentimientos hasta dejarlos en un punto neutro, como si estuviéramos muertos.

La deshumanización comienza por quien sólo vela por su propio ombligo y se olvida de ser solidario con los demás. A este egoísmo se suma la avaricia, la ambición y el ego, convirtiéndose en los motores de nuestra sociedad, bajo el slogan “El Desarrollo Económico” que es lo mismo que “El Fin Justifica los Medios”, con todo el daño colateral y colectivo que ello implica.

Así, vemos crecer empresas que se dedican a masacrar el medio ambiente y la naturaleza, en perjuicio de nosotros mismos al acabar con especies animales y vegetales, sin que haya una ley que les ponga alto y las sancione con todo el rigor que amerita. El sistema que rige al planeta Tierra es eminentemente económico y esto ha significado el comienzo del fin para nosotros como raza humana.

cristal 5 iiLa lucha por el dinero y el poder ha generado demasiada maldad, injusticia, stress, engaño, enfermedad, angustia, pobreza, egoísmo, explotación, escasez, guerras, muertes, sufrimiento, dolor, envidia, incertidumbre, ignorancia y miedo. Y el planeta Tierra ya no puede aguantar ni una gota más de negatividad humana, porque se está ahogando bajo toda esta energía densa y oscura.

Es por ello que se vienen grandes cambios planetarios que son necesarios para la evolución de nuestra raza y del mismo planeta. Estamos a un paso de entrar en la Era Dorada, que implica un renacer espiritual donde toda la oscuridad va a ser transmutada en luz, y el amor, la comprensión, el conocimiento, la sabiduría, el equilibrio y la verdad serán los nuevos paradigmas. No habrá engaño, ni egocentrismo, ni destrucción, ni estupidez, y ciertamente, tampoco vamos a seguir arrastrándonos en cuatro ruedas quemando combustible fósil, para movernos de un punto a otro.

El planeta Tierra es un ser vivo que piensa, siente y toma decisiones al igual que nosotros. El problema es que hace muchos años nos está pidiendo a gritos que hagamos los cambios, y como no lo hemos escuchado, está a punto de entrar en coma. Aquellas personas que saben de los eventos que se vienen y creen que aún faltan varios años para que se produzcan, están muy equivocadas. El proceso de limpieza del planeta Tierra, que implica el fin de un Ciclo Cósmico y el comienzo de la Nueva Era Dorada (y que forma parte de la Mecánica Celeste), está mucho más cerca de lo que imaginamos y debemos estar preparados.

¿Cómo debemos prepararnos?

-Bebiendo agua: más de lo que estamos acostumbrados, porque el agua moviliza nuestra energía vital ayudándonos a estar más energéticos y saludables. Y vamos a necesitar más de esta energía en los días venideros.

-Comiendo más alimentos que provienen de la tierra: no solo porque son más saludables, sino porque éstos nos ayudan a estar en consonancia con el bioma del planeta Tierra. En el Primer Chacra (coxis), en el Segundo Chacra (glándulas sexuales), en el Tercer Chacra (glándulas suprarrenales) y en el Cuarto Chacra (corazón), energética y simbólicamente hablando, tenemos tierra, agua, fuego y aire.

– Reducir el consumo de carne: porque a nivel energético, ésta reduce nuestra vibración. No me voy a referir  aquí a los efectos de la carne en la biología humana, porque de eso ya se ha hablado mucho. Sí quiero aportar que, aunque los vegetales, frutas, semillas y tubérculos también son seres vivos, éstos tienen un umbral de dolor bajísimo en comparación con el hombre y los animales. Tampoco tienen sistema nervioso central como el ser humano y los animales. Por lo tanto, hombre y animal son muy similares en esencia.

-Manteniéndonos íntegros: lo que implica más conciencia y esto se logra siendo coherentes con lo que pensamos, decimos y hacemos. En otras palabras, se nos pide transparencia, amor y compasión.

– Comprensión de lo que está ocurriendo a nuestro alrededor: y no se trata de estar más informados y ver los noticieros de la noche, cuya parrilla programática ofrece casi puros hechos delictuales, de estafa, accidentes, homicidios, terrorismo y toda clase de desastres que lo único que consiguen es que el televidente, especialmente las personas de la tercera edad, se sientan “inundadas” y con más miedo a vivir. Esta inadecuada combinación de imagen, información y sonido (vale decir, la selección de las noticias y la forma en que se dan a conocer), resulta reprochable y decadente.

Aquí se trata de entender que hay Leyes Universales que el hombre no ha querido aceptar, y en cambio, las ha violado en forma sistemática. La ley de la Causa y el Efecto dice que absolutamente todo lo que pensamos, decimos y hacemos tiene una consecuencia (karma). La Conciencia Suprema (Dios) ha creado todo en el Universo por amor, con amor y con un fin constructivo, creativo, regenerativo y evolutivo. Pero el ser humano jamás ha actuado siguiendo esta corriente energética amorosa, y es por eso que hoy estamos tan mal en todos los aspectos.

cristal 6 iiTodos Somos Uno

Otro importante Principio Universal es Todos Somos Uno, que no solo hace referencia al hecho de que estamos todos “conectados”. Esta ley significa literalmente que Somos Uno con los árboles, Somos Uno con los animales, Somos Uno con el mar, la tierra y todo aquello que nos rodea. Por lo tanto, cualquier cosa que hagamos tiene un impacto, no solo físico, sino que también ENERGÉTICO en nuestro planeta. Como ya lo dijimos antes, el planeta Tierra es un ser vivo, que piensa, siente y toma decisiones al igual que nosotros.

Si tomamos estas dos leyes universales (de la Causa y el Efecto, y Todos Somos Uno) es fácil comprender que si los japoneses por años mataron ballenas a lo bruto en las cercanías de la Antártida (y lo siguen haciendo), era lógico que el planeta Tierra “cobrara la factura”, produciendo el terremoto de 9.0 Richter y posterior tsunami del 2011. Si bien los japoneses se ríen de los terremotos (a diferencia de nosotros los chilenos, porque ellos se ponen a reconstruir de inmediato), el terremoto provocó que el suelo japonés y sus islas se hundieran un metro, haciendo que el tsunami impactara aún con más fuerza. ¿Resultado?, el tsunami barrió con todos los puertos y barcos balleneros. ¿Qué raro, no?

Adicionalmente, el tsunami ocasionó una gran fuga radiactiva en la planta nuclear de Fukushima I, luego que la fuerza del agua levantara un auto y lo estrellara como “abre latas” contra el núcleo de la central, abriéndolo y gatillando el derrame de gases radiactivos. El Dr. Masaru Emoto, Presidente del Instituto General IMH y autor del libro “Los Mensajes del Agua”, lleva 20 años estudiando la esencia del agua y ha concluido que ésta tiene “memoria y conciencia”.

Si nos remontamos a Asia, donde por varios años consecutivos los padres estuvieron realizando comercio sexual con sus hijos, ofreciéndolos como mercancía a toda clase de turistas (especialmente en Tailandia, Malasia e Indonesia), era lógico que la Tierra se sublevara y produjera el terremoto y tsunami del 2004, que asoló con toda la costa del sudeste asiático.

Y si recordamos lo que sucedió en Chile a partir de 1973 (y hasta no sabemos cuándo), donde hubo una violación reiterada a los Derechos Humanos, con muchas personas torturadas, desaparecidas, muertas y exiliadas, a raíz de la represión política que instauró la Dictadura Militar, era obvio que la Tierra no aguantara tanta maldad y se sacudiera provocando el terremoto de 1984.

Aunque la ciencia dé explicaciones geológicas, físicas, genéticas, geográficas, climáticas, geofísicas, electromagnéticas, químicas, biológicas y geodésicas, TODO lo que ocurre en el planeta Tierra y en la naturaleza tiene principalmente una CAUSA ENERGÉTICA (“Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa y la casualidad no es sino un nombre para la ley no reconocida”, dice El Kybalión, libro muy antiguo y sabio que compila las principales Siete Leyes Universales).

¿De qué otra forma nos preparamos para los cambios planetarios que vienen?

-Meditando, porque además de relajarnos física, mental y espiritualmente, nos brinda un refugio de paz que nos será muy útil en los días más difíciles de la «transformación planetaria».

-Respetando la naturaleza y protegiendo a los animales, tanto los domésticos como los que están en la calle, porque ellos son y serán nuestros guías.

cristal 3 IIAquí voy, Cristal

El primer día cuando vi a Cristal en la veterinaria, la saludé y le dije “hola Cristal” y me ladró. Decidí bajar el tono de mi voz y dulcemente le dije “te voy a hacer Reiki, te va a encantar y te va a ayudar a sanarte más rápido”. La perrita bajó la guardia, dejó que yo la tomara y la llevé a la camilla que teníamos en frente.

Yo me senté a su lado, luego puse ambas manos en cada uno de sus hombritos (donde la tocara ella era puro huesito) e inmediatamente comenzó a bajar muchísima energía, tanta que me sorprendió. Cristal fue cayendo rendida, muy rápidamente, hasta quedar de guata, pegada a mí. Después la coloqué en mi regazo.

Cristal estaba completamente relajada. Trataba de abrir los ojos con dificultad, y cuando lo hacía, me miraba. En eso ella se quedó dormida y transcurrió una hora. Tuve que despertarla, porque infelizmente, yo tenía que volver a mi casa a trabajar. La perrita quería seguir en brazos, y mientras la separaba lentamente, le dije que volvería mañana.

Al día siguiente camino a la veterinaria, yo iba muy contenta “aquí voy, Cristal”, pensaba. Cuando llegué la gordita se animó, y apenas nos sentamos en la camilla, ella intentó subirse a mi regazo. Mi problema de estar sentada mucho rato sin nada de respaldo, es que me voy encorvando con la consecuente molestia en la espalda baja. Por lo que decidí acostarme en la camilla con la perrita. Cristal quedó en mi pecho, con su cabecita en mi hombro izquierdo. A medida que fluía la energía hacia Cristal (mucha), las dos nos relajamos y dormimos por un rato. De repente, desperté y pregunte la hora. Llevaba en esa posición una hora y quince minutos.

Tenía que volver a mi casa a trabajar, y nuevamente, la perrita no quería separarse. Le dije que volvería mañana. Así, cada día que pasaba con Cristal, era más dulce que el anterior.

El tercer día cuando llegué, la perrita estaba tiritando. Le avisé a uno de los técnicos-veterinarios y me dijo que Cristal estaba con 40 de temperatura y que ya le habían suministrado algo para controlar la fiebre. Puse a la perrita en mi regazo, y pese a que la energía bajaba con vigor hacia Cristal, la perrita no paraba de tiritar y estaba con sus ojitos cerrados. Nuevamente, llamé a un técnico-veterinario, quien le inyectó una dosis mayor de medicamento para regular la temperatura. A los cinco minutos Cristal paró de tiritar, abrió los ojos, me miró y me apretó con fuerza.

cristal 7 ii“Te quiero”

Justo en ese instante llegó Cynthia. Esa noche ella tenía su Cena Anual de la Fundación Rescate Canino para recaudar fondos. Cynthia podría haber estado preparando lo que se iba a poner a la noche, confirmando como loca a sus invitados y ultimando los últimos detalles del evento, pero decidió pasar a ver a la cachorrita para ver cómo seguía. Cynthia comenzó a tomarnos fotos a mí y a Cristal. La bebita estaba contenta. En un momento, Cristal alzó su cabecita con sus ojos brillantes y mirándome sentí que de ella emanaba un “Te quiero” (la última foto, aunque borrosa, refleja parte de esos preciosos segundos).

Cynthia estuvo un rato con nosotras y luego se fue. Cuando ya llevaba una hora de Reiki, tuve que parar, porque debía volver a mi casa. Una vez más, la perrita no quería soltarme y le dije que sin falta volvería el domingo otra vez. Esa noche mientras comía, pensaba “Cristal se va a recuperar, es una luchadora. Voy a hacer campaña por las redes sociales para conseguirle un hogar temporal. Tal vez Cynthia o Alejandra querrán adoptarla, y si es así, voy a ir a verla para hacerle Reiki”.

Pero las cosas iban a suceder de una manera muy diferente a como yo las había planificado. Al día siguiente vi una llamada perdida de Cynthia en mi celular, luego un audio de ella en el What´s Up. Ahí ella me decía que tenía que darme una mala noticia sobre Cristal, que durante la madrugada la perrita había tenido tres infartos, que su sangre no coagulaba, que sus pulmones estaban llenos de líquido y que al cuarto infarto se había decidido no recuperarla y dejarla ir, porque médicamente con el daño que tenía Cristal más los tres infartos, iba a quedar demasiado mal.

Después de escuchar todo eso sentí un dolor tan profundo como hace tiempo no experimentaba. El mundo se me derrumbaba y yo tenía que guardarme la pena, porque tenía varias actividades que cumplir. Anduve todo el día aguantando, con un nudo en la garganta y el corazón quebrado.

Justo a tiempo

¿Se puede amar tanto en tan solo tres días?, sí, sí puede porque el amor es una decisión, uno elige aceptar al otro tal cual, sin perjuicios, sin críticas. Uno decide destinar parte de su tiempo y uno elige emprender acciones para el bienestar y la felicidad del otro. Además, la bebita era muy querible. Pese al abandono, el hambre, el frío y el sufrimiento por las dolencias físicas, Cristal era un pozo de ternura.

Hoy mi consuelo es que al final de sus días ella conoció el amor y la protección. Como dice Alejandra, “se llegó tarde, pero justo a tiempo para demostrarle a Cristal que ella era importante para nosotras”.

Alejandra Vega es otra de mis amigas y quien ayudó a Cynthia a trasladar a Cristal a la veterinaria. Ella junto con Cynthia, se suben a la camioneta cada fin de semana para ir en ayuda de todo cuanto animalito necesitado sepan, haciendo a un lado sus propias necesidades y problemas. Al igual que Cynthia, la Ale asume el costo médico de los animalitos que logra recuperar, por lo que se ha endeudado hasta lo impensable. Tanto Alejandra como Cynthia, tienen más de 12 animalitos entre perros y gatos en sus respectivas casas, todos rescatados de la calle.

Lo terrible de todo esto es que hay muchas “Cristal” allá afuera, tratando de sobrevivir en este mundo y nadie reacciona. Es muy probable que a Cristal la hayan ido a botar a Til-Til, como también botan animalitos en Colina, Peñaflor, Pirque, La Pintana, Puente Alto y otras comunas de Santiago.

Por eso y desde que la bebita partió, miro al cielo y digo “Cristal te quiero con todo el corazón, te quiero de aquí al cielo, te quiero para siempre”… imagino que ya es domingo y estoy con ella otra vez.

En el video, el día que Cristal llegó a la veterinaria, junto a Alejandra. A lo lejos la voz de Cynthia.