El secreto: 3 huevos al día

Huevo sitio webPor Marina Parisi, publicado el 2017

Nada menos que tres huevos al día come la mujer más longeva del mundo: dos crudos y uno cocido. La italiana, Emma Morano, de 116 años cuenta que lo viene haciendo hace 90 años, desde que su médico se lo recomendó para tratar la anemia. ¿Increíble, no? Es que son muchos los mitos que giran en torno al consumo del huevo: que es alto en colesterol o que su consumo no debe exceder las tres unidades a la semana.

Lo cierto es que la evidencia científica ha demostrado que el colesterol se dispara toda vez que la persona consume un alto porcentaje de grasas saturadas (carne, jamón, salchichas, embutidos, queso, tocino, hamburguesas), y en contraste ingiere una baja cantidad de grasas insaturadas (frutas, verduras, semillas, algas, salmón, sardinas, aceite de oliva). En otras palabras, cuando el consumo de grasas saturadas supera al de las grasas insaturadas ello impacta negativamente en el aumento del colesterol en la sangre, y no el colesterol que pueda aportar un alimento en particular, como erróneamente se cree.

De hecho, la comunidad científica ha corroborado que el consumo de un huevo al día no tiene ninguna incidencia en los niveles de colesterol, siempre y cuando la persona siga un estilo de vida saludable.

Es cierto que la yema del huevo concentra grasa insaturada, pero se trata de un ácido graso esencial de elevadísima calidad que no es otra cosa que Omega 3. Recordemos que el Omega 3 es vital para el buen funcionamiento congnitivo, mejora nuestra concentración y memoria, y su alto consumo evita alteraciones cardiovasculares, depresión y anemia.

Un punto que muchos ignoran es que la yema del huevo además es rica en Melatonina. Esta es una hormona secretada por la glándula pineal que ayuda a regular el sueño, y que a partir de los 35 años, comienza a declinar considerablemente. Por ello, quienes sufren de alteraciones al sueño o de ansiedad, se les recomienda el consumo de dos huevos duros en la noche, tres o cuatro veces por semana.

Como si todo lo anterior fuera poco, la proteína del huevo es la de más alto valor biológico respecto de otros alimentos que podemos encontrar en la naturaleza. Ello quiere decir que sus proteínas contienen todos los aminoácidos esenciales para el organismo y en altas proporciones. Adicionalmente, el huevo aporta hierro, ácido fólico, vitamina B1, vitamina B12, fósforo, potasio y magnesio, entre otros nutrientes.

Todo lo anterior da para pensar que la dieta de la italiana Emma Morano está más cerca de la verdad, que lo que nosotros imaginamos.