Delgado siempre, el secreto es …

delgado sitioPor Marina Parisi, 2017

Eliminar de raíz pan, pastas, arroz y toda comida basura; aumentar la ingesta de frutas y verduras, además de agua; y sudar la gota gorda en el gimnasio o en algún plan individual de ejercicios diarios. ¿Le suena conocido? Sin duda, una eficaz fórmula para bajar de peso, si la persona se mantiene fiel a este programa por algunas semanas. Pero, ¿y después qué? Más del 96% de las personas vuelve a subir de peso, no sólo porque se trata de un plan alimenticio a veces muy restrictivo, sino porque el verdadero secreto para mantenerse delgado a lo largo del tiempo, está en el tesón, según demuestran las últimas investigaciones científicas.

“Se ha demostrado que el mantenimiento y estabilidad del peso del individuo a lo largo del tiempo, está asociado con un rasgo de la personalidad que es el tesón y que opera en las zonas prefrontales laterales del cerebro”, asevera Miguel Alonso-Alonso, Doctor y Director del Laboratory of Bariatric and Nutritional Neuroscience Center for the Study of Nutrition Medicine de Harvard Medical School, quien ofreció la charla “Placer y Control: Bases Neurocognitivas de la conducta alimentaria”, realizada en Santiago, en el marco del evento organizado por la FAO, “Alimentación Saludable: Una mirada Global”.

El experto afirma que «las personas que logran mantenerse delgadas con el paso de los años, es porque han desarrollado mucho el tesón. Si en un momento dado suben dos o tres kilos, rápidamente reaccionan y se enfocan en volver a su peso ideal. Como es una actitud que han cultivado durante gran parte de su vida, les resulta fácil materializarlo».

Incluso, el doctor se refirió a casos de obesos que han recuperado su IMC normal (Indice de Masa Corporal), explicando que estudios realizados en este tipo de personas, que han perdido peso y han logrado mantenerlo (y que se trata de un grupo de elite, dado que la mayoría de los obesos termina ganando peso nuevamente con el paso de los años), demuestra que su estructura cerebral cambia y hay una mayor actividad en el control cognitivo de la inhibición.

Y todo ello tiene su origen en el tesón: la perseverancia por querer tener un cuerpo sano y delgado antes que abandonarse al placer momentáneo de un completo, un helado o unas papas fritas; la persistencia por optar por un plato de pescado, verduras y arroz integral antes que seguir deprimido porque la ropa ya no te queda bien; el empeño por querer sentirse ágil, flexible y fuerte antes que echarse en la cama con chocolates a ver televisión . En otras palabras, es la fuerza interior que te impulsa a pensar y sentir que “uno puede estar” como “quiere estar”.

No cabe duda de que esto no es nada fácil, considerando que a diario enfrentamos 250 decisiones diferentes relacionadas con la comida y con acceso a atractivas promociones y descuentos. Pero de uno depende, de cómo quiere verse y sentirse ahora … y también de cómo uno quiere llegar a los 70 años.

*Si quieres leer el artículo completo, contáctame. Reserva del contenido según derechos del autor.