La verdad acerca de los endulzantes

endulzantes

Publicado en Revista Indualimentos, 2013

Cuando nos preguntan “¿azúcar o endulzante?”, la mayoría optamos por lo segundo, con la tranquilidad de estar ingiriendo menos calorías. Pero, la verdadera pregunta que hay que plantearse es, ¿son los endulzantes o edulcorantes seguros para la salud? A continuación, los principales productos que hoy existen en el mercado y por qué debemos evitar el consumo de varios de ellos.

La Sacarina es talvez la más popular y antigua, dado que fue descubierta en 1879. Su sabor es 300 veces más dulce en comparación con el azúcar y se obtiene a través de la síntesis química del tolueno (hidrocarburo aromático que se produce a partir del benceno) y otros derivados del petróleo. Otro conocido producto es el Aspartame que fue creado en 1965. Su sabor es 200 veces más dulce que el azúcar y se obtiene mediante la combinación química de fenilalanina (aminoácido esencial) y ácido aspártico (aminoácido no esencial).

La Sucralosa, en tanto, fue desarrollada en 1976 y es el único edulcorante que se sintetiza químicamente a partir del azúcar. Por este motivo su sabor es 600 veces más poderoso que el azúcar. Este producto es el que más utiliza la industria de los alimentos, dado que es más estable que el aspartame al someterlo a altas temperaturas de horneado.

Y si bien han aparecido otros edulcorantes que dicen ser de “origen natural” como la Taumatina, la Tagotasa, el Luo han guo (fruto originario de China), la Miraculina, la Monelina y la Brazzeina, la Stevia es la única que puede ser catalogada como natural, ya que proviene del extracto de la planta Stevia Rebaudiana Bertoni, pudiendo ser obtenida también a partir de los principios edulcorantes de esta misma planta”, recalca Ernesto Guzmán Castro, Químico Farmacéutico del INTA (Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos), “todos los demás edulcorantes son obtenidos por síntesis químicas”. Adicionalmente, la Stevia ha sido avalada por la EFSA (European Food Safety Authority), la FDA (Food and Drug Administration) y la FSANZ (Food Standards Australia New Zealand), entre otras entidades.

El problema es que cuesta encontrar en el mercado Stevia 100% natural, ya que la mayoría de los fabricantes la mezclan con sucralosa, aspartame, sacarina e incluso con otros ingredientes. De hecho, en Chile el Sernac inició una fiscalización (2015), tras la cual denunció a 13 marcas que no especificaban claramente en el etiquetado los ingredientes del endulcorante. Al parecer la solución pasa por adquirir la planta de Stevia en un huerto, o bien, comprar las semillas y cultivarla uno mismo.

*Si quieres leer el artículo completo, contáctame. Reserva del contenido según derechos del autor.