Locos: Nunca más en veda

Publicado en Revista Indualimentos, 2015

Locos

El loco, también llamado Concholepas concholepas, ha sido objeto de una sobreexplotación comercial en nuestro país, dada la alta demanda por el apetitoso sabor de su carne, obligando a la Subsecretaría de Pesca y Agricultura a declarar al recurso en veda y en forma sistemática. “El loco es una especie única que sólo habita en las costas de Chile y parte del Perú”, advierte Carlos Riquelme, Doctor en Microbiología y profesor del Departamento de Biotecnología y Ciencias de los Alimentos de la Universidad de Antofagasta (UA).

Decidido a encontrar una salida de supervivencia sustentable para el molusco, el investigador comenzó hace mucho tiempo atrás un proyecto en conjunto con expertos del Centro de Bioinnovación de la Facultad de Ciencias del Mar y Recursos Biológicos de la misma Universidad. Tras 10 años de trabajo y dedicación, la iniciativa ya comienza a dar frutos. Se trata de la producción sistemática y periódica de semillas de loco en laboratorio, lo cual abre grandes expectativas a futuro para la acuicultura regional y nacional.

Este logro científico, explica el Dr. Riquelme, se debe a los cambios que introdujeron en los sistemas tradicionales de cultivo, donde crearon una nueva forma de alimentación con la incorporación de microorganismos nativos de las costas chilenas y replicando la cadena trófica microbiana hasta terminar con los choritos.

En el proyecto no sólo participan ingenieros en Acuicultura  de la Universidad de Antofagasta con experiencia en microbiología marina. Además, están involucrados el sindicato de trabajadores independiente de buzos mariscadores y ramas similares de la Caleta Coloso de Antofagasta, el sindicato de trabajadores independientes (STI), pescadores artesanales, cerqueros y otras ramas afines de Taltal, incluyendo la propia municipalidad, quien es la mandante en este emprendimiento.

“El rol que desempeñan los pescadores, mariscadores y buzos, es de vital importancia”, asegura el Dr. Riquelme, “debido a que contribuyen con material biológico para el cultivo, vale decir, reproductores de Concholepas concholepas. De igual forma, tenemos la posibilidad de capacitar a parte de estos trabajadores, con el fin de integrarlos a las actividades de engorda en el mar y en cautiverio”.

*Si quieres leer el artículo completo, contáctame. Reserva del contenido según derechos del autor.