Nanoesteroles para sanar el colesterol alto

Nanoesteroles templatePublicado en Revista Indualimentos, 2014

Una de las enfermedades crónicas no transmisibles más comunes en Chile es la hipercolesterolemia o exceso de colesterol en la sangre, que afecta en promedio al 30 % de la población. Una forma natural de combatir esta anomalía es mediante el consumo de esteroles que inhiben la absorción de LDL (colesterol malo) en el intestino, aumentando la generación del HDL (colesterol bueno). Sin embargo, los esteroles plantean una gran encrucijada, debido a que éstos se obtienen a partir de la ingesta de frutas, verduras, nueces y otras semillas oleaginosas (sésamo, almendra, canola, maíz, lino, pepitas de uva, semillas de calabaza), todos alimentos que hoy escasean en la dieta del consumidor chileno.

Si bien hay alimentos enriquecidos con esteroles vegetales, éstos no son la panacea dada su bajo aporte de esteroles. Por este motivo la industria farmacéutica desarrolló suplementos de esteroles de 2 gramos que ayudan a disminuir el LDL (colesterol malo) entre un 10% y un 15 %, porcentaje ha sido reconocido por más de 200 estudios clínicos.

No obstante, los esteroles son insolubles, vale decir, no pueden ser incorporados a los alimentos, siendo ésta una de las mayores debilidades que presentan estos compuestos, ya que a juicio de los especialistas, la mayor efectividad de los esteroles es cuando justamente se ingieren en combinación con los alimentos. Adicionalmente, los esteroles no reducen los triglicéridos (asociados a elevados niveles de colesterol) y tampoco mejoran la relación entre el HDL o colesterol bueno con el colesterol total (cuando el colesterol bueno es suficiente y adecuado para «manejar» la carga total de colesterol en la sangre).

Ante este escenario Nutrartis, empresa de inversionistas chilenos y relacionada a Arboris LLC y la Universidad Católica de Chile, se abocó durante años a la investigación y logró crear nanoesteroles que se adicionan fácilmente a todo tipo de alimentos, sean éstos sólidos, líquidos, cremosos o en polvo. La compañía lanzó este producto en Chile y en otros países bajo el nombre de “Nutrartis free sterols” y en dos formatos: líquido y en polvo redispersable.

La eficacia clínica de esta fórmula fue demostrada por el Richardson Center for Functional Foods & Nutraceuticals de la Universidad de Manitoba (Canadá), cuyos resultados fueron publicados en el “Journal of Functional Foods” (2014). Los nanoesteroles inhiben eficientemente la absorción de LDL (colesterol malo) en el intestino, mediante la ingesta diaria de 2 gramos en combinación con los alimentos. También contribuye a una importante reducción de los triglicéridos; al incremento del HDL (colesterol bueno); y a mejorar la relación entre el colesterol bueno con el colesterol total en un 50%.

*Si quieres leer el artículo completo, contáctame. Reserva del contenido según derechos del autor.