Serotonina para ser felíz

felicidad 2Por Marina Parisi, publicado el 2018

Relajación, meditación, Yoga… muy poco ayuda todo esto, si no tenemos los niveles correctos de Serotonina en nuestro organismo. “Gran parte de nuestra felicidad depende de este neurotransmisor, dado que la serotonina se encarga de inhibir el enojo, regular nuestro humor, neutralizar la agresión, regular nuestro sueño, equilibrar el deseo sexual y armonizar el apetito mediante la saciedad, además de aumentar nuestro sentimiento de bienestar y nuestra autoestima”, aseguró Nicole Vidal Herrera, Nutricionista Integrativa, durante el desarrollo del Taller “Alimenta tus Emociones: Nutrición Conciente”, realizado el pasado 6 de enero en el centro Viluzterapia.

“Por este motivo es que el déficit de serotonina está directamente relacionado con la Depresión”, detalla la especialista. “Su carencia también puede producir ansiedad, insomnio, falta de apetito sexual y mala salud digestiva”.

Y si usted creía que la serotonina se forma en el cerebro, está en un craso error. Según explica la Dra. Vidal, ésta se produce en el colon, nada menos que en nuestra microbiota intestinal, por lo que está estrechamente relacionada con nuestra alimentación.

“La serotonina no se forma sola, este neurotransmisor depende de aminoácidos como el Triptófano para su producción”, detalla la nutricionista. “De igual forma, para que el triptófano funcione bien, éste necesita de cofactores: vitaminas y minerales, principalmente vitaminas B1, B6, B12 y magnesio. En otras palabras, el triptófano no es nada sin sus compañeros, el complejo vitamínico B y el magnesio”.

Los alimentos precursores de serotonina y fuente de triptófano, precisa la experta, son el cacao, el chocolate (tiene que ser más de 80% de cacao), almendras, avellanas, nueces, legumbres, quínoa y huevos.

“En tanto que los alimentos que perjudican o inhiben la producción de serotonina, y que son los mismos que destruyen la flora intestinal, son el azúcar refinada, las harinas refinadas, el gluten, la caseína, edulcorantes, preservantes y colorantes”, concluye la nutricionista integrativa.